Historia de un canalla

Esta novela supone un audaz cambio de registro de Julia Navarro que sorprenderá a sus lectores habituales. Historia de un Canalla es una implacable indagación de la condición humana que refleja con maestría la ambición, la codicia y el egoísmo del ser humano. En este sentido podríamos decir que estamos ante la novela más psicológica de Julia Navarro.

Es también una novela actual, urbana y cosmopolita, ambientada entre Nueva York y Londres, con un par de breves incursiones en España. La trama se sustenta sobre dos ejes como telón de fondo: el mundo de la comunicación y el de la política. Las sombras del poder, los hilos que se mueven para conseguir los objetivos políticos a cualquier precio y la relación de dependencia entre el periodismo y la política son algunos de los principales temas del libro.

Impactante y desgarradora, la narración de Thomas Spencer de los momentos que le llevaron a triunfar como publicista y asesor de imagen, desde los años ochenta hasta la actualidad. Describe con gran acierto y sobrecogedor realismo los turbios mecanismos de los que se sirve el poder, así como el sofisticado escenario que las grandes fortunas y los medios de comunicación ponen al servicio de los políticos, en ocasiones simples actores en una representación escrita por otros. Una narración absorbente por la que desfila todo el esplendor y la miseria de una época, al tiempo que desnuda la verdadera esencia de quienes manejan los hilos de nuestras vidas.

La impúdica confesión de Thomas Spencer interpela al lector sin tregua y nos obliga a ver la naturaleza del poder en toda su crudeza a través de la historia del mayor de los canallas. Historia de un Canalla narra la vida del protagonista desde su infancia hasta su madurez. Thomas es un canalla en el estricto sentido de la palabra, una persona mala, mezquina, con rasgos casi psicopáticos que intentará hacer todo lo posible y lo imposible para conseguir todo aquello que se le antoja.

El presente libro es, ante todo, una obra original y arriesgada que se estructura en cuatro partes: infancia, juventud, madurez y declive. Junto al protagonista Navarro nos presenta a un buen número de personajes secundarios que permiten al lector contrarrestar la antipatía que puede llegar a sentir por el villlano Thomas Spencer, malo malísimo dónde los haya. Esther, Yoko, Blanca…Las mujeres son, a mi juicio, el punto débil de la obra de Julia Navarro. Y es que, si  bien permiten al lector desarrollar la empatía que no puede sentir hacia el personaje principal, les falta un poco de garra para hacer frente al malvado Thomas. ¿Cómo pueden estas mujeres seguir con ese hombre después de todo lo que hace? En algunos casos, supongo que es inevitable, pero en otros no logro entenderlo. Aún así, el espectro de secundarios es amplio y muy variado, lo que dota de un mayor dinamismo a la trama.

Navarro aprovecha los viajes del protagonista a tierras ibéricas para exponer su visión de los españoles y su forma de vivir la vida, presentando la capital de nuestro país como la ciudad cosmopolita e insomne que es. Quizá el gran pero de la historia son los altibajos de una trama que se presenta tremendamente dinámica y adictiva en los primeros capítulos y que va perdiendo fuelle ligeramente en el  último tercio del libro. Afortunadamente este ritmo irregular se compensa en gran medida con la pluma elegante y pulcra de la escritora quien, a través de diálogos ingeniosos y descripciones visuales y precisas, sabe llegar al lector y meterlo de lleno en la trama que, sin duda alguna no le habrá resultado nada fácil de crear.

Historia de un Canalla es una novela de personajes de manual. La autora juega inteligentemente con el lenguaje para describir los pensamientos y apuntes psicológicos de los personajes. Por ejemplo, para reforzar la paranoia de Thomas en los capítulos finales, abusa de las repeticiones tanto de ideas como de construcciones sintácticas.

En resúmen, Historia de un Canalla es una entretenida novela sobre la maldad y la condición humana, en la que juegan un papel fundamental la política y la comunicación. Aunque la novela pierde intensidad hacia el final, gracias al correctísimo estilo de Julia Navarro y a sus ingeniosos diálogos, el lector podrá disfrutar de una historia original y muy diferente de lo que la literatura española actual nos tiene acostumbrados. Totalmente recomendable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.