6 febrero 2023

Socioanálisis

Pensando y recorriendo la vida cotidiana

Catedral de María Magdalena enMadrid

SI VIS PACEM PARA PACEM

SI QUIERES LA PAZ PREPARA LA PAZ: CELEBRACIÓN DE LA NAVIDAD ORTODOXA

Resulta extraño y contradictorio que desde el cristianismo se quiera legitimar la guerra o justificar la guerra, la confrontación y el conflicto entre hermanos (rusos y ucranianos, católicos y cristianos o simplemente entre cristianos). ¿Pueden quedarse tranquilas las autoridades eclesiásticas, los Obispos o Patriarcas con todo esto?. ¿Hasta donde puede llegar el cinismo de creyentes o no creyentes para ser participes de guerras y enfrentamientos absurdos?. Es cierto que, no es lo mismo el hecho de defenderse que el de invadir o atacar a otro País o a otro pueblo hermano. Hay mucha gente que mirará para otro lado, que buscará razones donde no las hay, que no se espantará ante esta barbarie. Tampoco es menos ciertos que una buena parte de los soldados que intervienen en la confrontación, excluyendo a los mercenarios, están reclutados entre los más pobres y desfavorecidos, especialmente en Rusia. Los más abastados y poderosos, estarán escondidos o habrán huido del país hasta que termine el conflicto y como mucho se limitarán a financiarlo. Pero siempre serán las personas más depauperadas las que pondrán los muertos en los frentes de batalla. Si examinamos muchos de los conflictos que se han producido a lo largo de la Historia podremos observar que serán estos los que serán aniquilados en los frentes de guerra. Y por si eso, no fuera suficiente, ¿que intereses están defendiendo los que mueren de esa manera?. Los intereses y el statu quo de los mejor situados y posicionados en las sociedades y países confrontados.

En la imagen unos jóvenes sostienen un diorama del Nacimiento de Cristo durante un servicio religioso para celebrar la Navidad ortodoxa en la catedral de San Clemente de Skopje el 6 de enero. Crédito: Robert Atanasovski/AFP/Getty Images

Recogemos aquí el poema realizado hace casi un año inspirado en esta guerra fratricida y pensando en las numerosas familias rotas en Ucrania como consecuencia de la guerra:

EXODO UCRANIANO

No hay hombres

Solo mujeres, niñas y niños

Es la guerra

Un delirio.

Increíble genocidio.

Hasta dónde llegarán estos desórdenes?

No hay hombres.

Esposas, madres, hermanas..

En una encrucijada

Vidas inmersas en la nada.

Es la dana.

Tormenta descontrolada

Allá va la riada

De eslavas abandonadas.

No hay hombres

Calles sin nombre

Sin saber a donde..

La suerte está echada.

Niñas, niños, niñes

No más lenguajes binarios

Un mundo sin horarios

Sin machos

De aprendices

Sin sabios

Apretando los labios.

Es la guerra

No hay hombres

Ni valores en esa tierra.

Abuelas, abuelos

Todos con esmero

Frente al desespero

Sin miedo.

Gritando al cielo.

Este es nuestro suelo

En deshielo

La familia es lo primero.

Cobijada en el subsuelo.

No hay hombres

Europa espera.

Un mundo en pena.

No hay bandera

Solo la condena 

Malditos, malditos.

No tiene nombre 

Este es su grito.

Cuando un mundo sin banderas?

Apostemos por un final de la guerra, por un mundo sin armas, por las luchas no violentas y para que nadie, nadie y nunca más se enriquezca con las guerras y conflictos bélicos. No olvidemos el poderoso enriquecimiento que están obteniendo ahora las industrias armaméntisticas y los países que las producen. Ah, una contradicción más, pensar que muchos empleos se están manteniendo y creciendo a la sombra de estas industrias y aupados por las guerras¡¡¡¡¡¡. Imaginamos que en todos estos entornos hay cristianos y católicos implicados.

INFELIZMENTE ESTA NAVIDAD NO HA VENIDO ACOMPAÑADA DE NUEVOS NACIMIENTOS A UN MUNDO DE PAZ Y DE HERMANDAD. SI QUEREMOS LA PAZ, CONSTRUYAMOS EL MUNDO DESDE LA PAZ Y LA CONCORDIA ENTRE LOS PUEBLOS.

Autor