Infografia Coronavirus

Todo un escándalo. Vuelve la Eugenesia darwinista de Galton, de Hitler y de tantos y tantos que siguen pensando en la depuración de la especie. El incremento de la pandemia en algunos lugares está conduciendo a determinados gestores y responsables sanitarios y políticos, a determinar a quien han de dejar de morir, no expresado en estos términos claro. Es decir, ante el dilema de dejar morir a unos para salvar a otros, se determina o se opta por favorecer a los más aptos, a los «mejores». De entrada, se descarta a aquellas personas mayores de 70 años y entre estos, condenando a los que han superando los 80 años. Esta depuración de la raza ya la aplicó Hitler, siguiendo los pronunciamiento de Darwin, Francis Galtón y otros científicos en el siglo XIX y principios del XX. Eugenesia pura y dura, y sin paliativos.

Toda esta situación planteada por la agravación de la pandemia y por la escasez de recursos médicos y hospitalarios, no deja de ser, además de inmoral, injusta se la mire por donde se la mire. Dejemos algunos apuntes, para en otro momento abordar y fundamentar con más rigor. La generación que ahora tiene 70 o más años en España o en el entorno europeo, fue la que tuvo que superar dos guerras, la española y la segunda mundial, la que con su trabajo, su sacrificio y esfuerzo, consiguió levantar el estado de bienestar en Europa. Esta generación ahora, aunque se encuentre en «perfecto» estado de salud y con toda su vitalidad, es la que se ve condenada a una muerte cierta, la que se vería excluida de auxilios sanitarios para ofrecérselos a otros más aptos socialmente. Aquella generación que levantó el Estado del Bienestar, con cuyos esfuerzos se construyeron hospitales y se constituyeron sistemas nacionales de salud, es la que hoy se ve excluida y abandonada a su suerte.

Se podría entender que los profesionales de la atención sanitaria, de las Unidades de Cuidados Intensivos, bajo la presión del momento tenga que decidir entre dejar a su suerte a una persona mayor, para atender a una madre de familia, a un colega sanitario o una persona más joven, con esperanzas de vida muy superiores. Lo que ni es aceptable, ni admisible y, por tanto, de eugenesia pura y dura, que las autoridades, que los gestores sanitarios, de entrada, desde la racionalidad, determinen esa preselección. ¿Cómo lo valoras tu? ¿Tu qué harías?. O toda esta serie de anotaciones son erróneas y tendenciosas?. ¿Se estará produciendo todo esto?. Tendremos que seguir los acontecimientos y ver qué se dicen cuando todo esto concluya.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.